Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies cerrar
Imagen de sección

Sondeos geotécnicos

Los sondeos geotécnicos, al igual que las calicatas y los ensayos de penetración, forman parte del grupo de reconocimientos del terreno básicos indicados en el Código Técnico de la Edificación (CTE). Consisten en realizar una perforación con una batería dotada de una corona, lo que permite cortar el terreno y recuperar un testigo del mismo. Existen diferentes diámetros de perforación, así como varios tipos de coronas y baterías, de las que se usarán los tipos más adecuados en función de la clase de terreno a perforar.

Durante la ejecución de un sondeo se pueden realizar ensayos para identificar el terreno, el SPT (standard penetration test, ensayo de  penetración estándar) es el más habitual y consiste en hincar a base de golpes un tomamuestras bipartito. En el ensayo SPT se anotan los golpes necesarios para hincar cada uno de los cuatro tramos de 15 cm marcados en el tomamuestras. La suma de los dos tramos intermedios (2.º y 3.º) será el denominado índice N30 del ensayo, también conocido como NSPT. Otros ensayos que pueden llevarse a cabo en un sondeo son los de permeabilidad (Lugeon y Lefranc), toma de muestras inalteradas, y los ensayos presiométricos.

El testigo obtenido se guarda cuidadosamente en cajas para poder ser descrito en el estadillo de campo por un geólogo. Este tipo de prospección es idóneo para la observación directa del sustrato, incluso a profundidades considerables.
 
Flecha izquierda Geocivil 98 Ensayos de penetración dinámica
Ensayos presiométricos
Flecha derecha Geocivil 98

 

Etiquetas de la sección

sondeos | geotécnicos

Destacados

Redes Sociales