Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies cerrar
Imagen de sección

Edificación

¿QUÉ ES UN ESTUDIO GEOTÉCNICO DE EDIFICACIÓN?

Un estudio geotécnico de edificación es el estudio del terreno en el que se ha proyectado una vivienda, un edificio, una nave o cualquier otra construcción de características similares. Su principal finalidad es definir las características geotécnicas del sustrato en el que se cimentará la futura edificación para establecer la capacidad portante del mismo. También, en un estudio geotécnico se incluye información acerca de otros aspectos como la presencia de agua en el terreno, la agresividad química y estabilidad de taludes, entre otros.

Geocivil 98 desde sus inicios ha llevado a cabo estudios geotécnicos en el ámbito de la edificación (edificios de viviendas, naves, edificios públicos, viviendas unifamiliares). Desde 2006, con la entrada en vigor del Código Técnico de la Edificación (CTE) mediante el Real Decreto 314/2006, de 17 de marzo, todos los estudios geotécnicos redactados por Geocivil 98 cumplen con dicha norma.

 
¿CUÁL ES EL CONTENIDO DE UN ESTUDIO GEOTÉCNICO DE EDIFICACIÓN?

Los estudios geotécnicos de edificación redactados por Geocivil 98 se ajustan a lo indicado en el CTE. La información se presenta en varios epígrafes que se describen a continuación.

  • 1) Antecedentes y reconocimientos realizados: se describe la edificación proyectada y se indica quién es el promotor y la situación geográfica. Se incluye un listado de los reconocimientos efectuados, tanto in situ (calicatas, sondeos, ensayos de penetración dinámica, ensayos presiométricos, sísmica, etc.) como en el laboratorio (ensayos). Se enuncia la bibliografía consultada (cartografías y publicaciones de geología y geotecnia) y la normativa a la que se ciñe el estudio (CTE).
  • 2) Marco geológico: se describe el entorno geológico del emplazamiento previsto, tanto a escala regional como local.
  • 3) Caracterización geotécnica del sustrato: se definen las unidades geotécnicas identificadas en la parcela investigada y a cada una de ellas se le asignan los parámetros geotécnicos característicos de identificación (granulometría, límites de Atterberg), deformabilidad (módulo de deformación, coeficiente de Poisson), de resistencia (ángulo de rozamiento interno, cohesión, resistencia a compresión) y químicos (sulfatos, acidez).
  • 4) Excavabilidad: se indica si el sustrato es excavable mediante medios mecánicos convencionales, o si requeriría ripado o voladura.
  • 5) Nivel freático: se indica si en el sustrato se ha detectado la presencia de agua y a qué profundidad. También se indican sus posibles variaciones y cómo afectaría a la futura edificación, así como el coeficiente de permeabilidad del terreno para definir así el grado de impermeabilidad de los muros de sótano.
  • 6) Agresividad: se analiza tanto el suelo, como el agua presente en el sustrato para determinar la posible agresividad al hormigón.
  • 7) Parámetros geotécnicos del sustrato: en este epígrafe se muestra una tabla con todos los parámetros geotécnicos y características propias de cada unidad geotécnica.
  • 8) Criterios generales de cálculo: se establece cuál es la unidad geotécnica más adecuada para cimentar y el tipo de cimentación más idóneo. Se expone la metodología de cálculo que se aplicará en función de la tipología de la cimentación (superficial, profunda o semiprofunda) y del tipo de terreno (suelo cohesivo, suelo granular o roca).
  • 9) Cálculo de parámetros de diseño: se exponen los resultados de los cálculos aplicados, de manera que se aportan, entre otros, dos datos esenciales como son la tensión admisible y los asientos.
  • 10) Taludes de excavación: en caso de que se prevean excavaciones de cierta entidad, se llevará a cabo un análisis de estabilidad de los futuros taludes. Se recomienda así una pendiente para los taludes en función de la altura de los mismos y de las características del terreno.
  • 11) Análisis de estabilidad global: en el caso de que la parcela estudiada se encuentre en una zona con pendiente acusada, se realiza un análisis de estabilidad global considerando la interacción de la futura edificación y el terreno.
  • 12) Riesgos geológicos: en este epígrafe se enumeran los posibles riesgos geológicos de la zona (inundabilidad, erosionabilidad, subpresiones, desprendimientos, etc.).
  • 13) Sismicidad: se indican los parámetros sísmicos del terreno basándose en el Mapa de peligrosidad sísmica. Se establece si ha de aplicarse la norma NCSE-02.
  • 14) Conclusiones: como resumen de lo expuesto en los epígrafes anteriores, en este punto se muestra un listado de los datos más importantes del estudio geotécnico. Asimismo se incluyen recomendaciones constructivas adecuadas a la obra proyectada.

Además de los epígrafes indicados, un estudio geotécnico incluye unos apéndices en los que se aportan documentos tales como los registros de los reconocimientos geotécnicos (sondeos, calicatas, penetrómetros, etc.), informes de los ensayos de laboratorio, perfiles geológico-geotécnicos, planos de situación, fichas de cálculos y un reportaje fotográfico.

Para conocer nuestros trabajos en el ámbito de la edificación consulte nuestro listado de estudios geotécnicos de edificación.

 

Obra civil

Flecha Geocivil 98, estudios geotécnicos, Asturias

 

Etiquetas de la sección

edificación

Destacados

Redes Sociales